Diario de un crítico

Blog personal del crítico de cine Simón Cano Le Tiec.

jueves, 3 de abril de 2014

Diario de un crítico (I) Consejos

Ser crítico de cine es durísimo porque conlleva una  gran responsabilidad. Spiderman también tenía una gran responsabilidad. Pues yo igual, solo que a mi me pegan más.

Lo primero que debes hacer para ser un buen crítico es ser sincero. La sinceridad es lo más. Hoy en día, dicen que los últimos restos de sinceridad se encuentran en nosecual antigua ciudad mesopotámica...
Total, debes ser muy sincero, lo cuál no debe costarte nada de nada porque no tienes a quién engañar, ¿me oyes? TÚ no, yo si. ¿Entiendes? Esto es el punto número 2 de los consejos que vas a recibir: arrogancia. Se el crítico más arrogante del mundo, más que Boyero. Si, MÁS QUE BOYERO. Debes tener un ego más grande que el pozo donde naciste, tan grande que la gente que esté a tu alrededor flipe y diga: 'Joder, que ego tiene'.

Después, debes escribir más o menos como los críticos de FOTOGRAMAS. Esto es: escribe unas cuantas palabras bonitas (usa Wordreference, que pa algo está),  y luego ponle nexos a todas las frases, pero ojo, intenta poner pocos puntos. En un artículo de 5000 caracteres si hay más de 2 o 3 frases va a parecer que quieres ser de esos que le dan sentido a lo que escriben. No lo hagas. NO LO HAGAS, tú no quieres eso, tú no quieres que se te entienda, porque para entenderte ya estás TÚ. Eres el puto amo, tío.  Hazme 10 flexiones.

Cuando hables con famosos ponles diminutivos y cosas así para que vean que te crees eres superior a ellos. Esto es muy importante. Cuando hables con Mario Casas, llamale...Casitas o lo que sea. Mejor te ilustro con un ejemplo:

(Tú, crítico, estás delante de Mario Casas)
Mario Casas: Hola, buenos días.
TÚ: Holaaaaa, Casitas.
(te mira fijamente)
(Sonríes de una forma terrorífica y te cruzas de brazos. Delante suya. SI.)
FUCK YEAH

Esto no lo hace Boyero, pero si lo llega a hacer lo parte. DA IGUAL, TÚ LO VAS A PARTIR CON ESTOS CONSEJOS.
Procura vestirte con una camisa abotonada hasta el cuello y peinarte de forma que infrinjas miles de leyes físicas para ello. Amigo, si consigues trabajo con estos consejos, yo, personalmente pediré que te despidan y que no te vuelvan a contratar porque me estarás haciendo la competencia. Espera ¿qué competencia? Puajajajajajajajajajaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario