Diario de un crítico

Blog personal del crítico de cine Simón Cano Le Tiec.

miércoles, 19 de marzo de 2014

El Wide Receiver y su primer touchdown

Inauguro mi nuevo trabajo profesional de representante de jugadores de fútbol americano asistiendo al primer partido que veo de fútbol americano, al que al otro lado del charco llaman simplemente fútbol, football en inglés. Es como si le preguntas a una araña cómo se llama la tela de araña. Te dirá que la llama 'tela'. Sin más. No hables con arañas.
Me levanto temprano un sábado  y leo un par de libros sobre fútbol americano para entrar en materia. Después de descartar esta opción desayuno, subo al tren  y me encuentro con el jugador al que represento, Fran Carmona, el #25 de los Potros de Fuengirola , que juega de Wide Receiver. Entonces le hago una serie de preguntas para determinar si está preparado para el partido.

SC: ¿Cómo te sientes jugando al fútbol americano?
F: Como si jugara al fútbol americano.

Asi compruebo que está concentrado. Entonces le paso los contratos que le he conseguido con equipos de la NFL para que los firme. Le paso el de los Cleveland Browns, los Houston de Texas, los New York Giants y los Red Socks. Retiro cuidadosamente este último al ver que es de un equipo de beísbol y le digo que son pruebas de paternidad. Los demás son observados por él, y tras escupir en todos ellos y morderlos fieramente, rompe la ventana del tren y los arroja por ella. Es fiel a los Potros.

Cuando llegamos al campo donde se celebrará el encuentro, conozco al resto de su equipo. Entonces, uno saca una pelota de rugby fútbol americano, y comienzan a lanzarla entre ellos. Observo atónito y después de 20 minutos llego a la conclusión que esa pelota se lanza y se recoge. Sonrío orgulloso.

El partido comienza y a los pocos minutos, mi cliente hace su primer touchdown. Eufórico, hace una voltereta con doble tirabuzón hacia atrás lanzando granadas de napalm al público, pero todo pasa tan rápido que ni se ve. Está tan concentrado que me limito a asentir la cabeza al verle como señal de fuerte aprobación mientras pienso qué coño es un touchdown. Pero mi ignorancia se disipa pronto ante la belleza de la jugada, y comprendo porqué mi cliente ama tanto este deporte. En el campo se respira una complicidad que he visto en muy pocas ocasiones; una atmósfera tan familiar que parece rodear a todos los miembros de su equipo. Es entonces cuando comprendo su ilusión por jugar al fútbol americano, y también que va más alla de un querer ser algo. También se trata de vivirlo.

Bate de baseball americano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario