Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

El galán se reinvindica como cineasta

Imagen
Creer hoy en día que las personas que opinan que George Clooney ha sobreexplotado su inherente elegancia de playboy son una minoría es algo que llama a la incoherencia. Es tal vez demasiado obvio que su faceta de galán mujeriego con el bolsillo bien amueblado le ha podido encasillar. De todas formas, no se le puede acusar de ser un actor plenamente expresivo. Es cierto que posee la porte necesaria para aportarle a Hollywood ese clasicismo que está perdiendo tanto en presencia como en esencia, pero si algo se le da bien a ese imperio del entretenimiento es a distinguir el talento del talante.

 Por otro lado, la cara más interesante de la carrera de Clooney, es la que corresponde a su etapa de director, que comienza con un filme sobrio, espléndido, Confesiones de una mente peligrosa, que ironiza la vida del productor de televisión Chuck Barris, creador de, entre otros programas, aquél en el que una mujer elegía pareja entre tres pretendientes a los que no podía ver en nin…

El prisma de la opresión

Imagen
Es posible que existan pocos directores con la fórmula eficaz para alcanzar, con calidad y técnica, al gran público, algo que bien se permitieron maestros de la (enorme) talla de John Ford y Stanley Kubrick. Steve McQueen, además de compartir nombre con el magnífico Nevada Smith, es uno de los directores más injustamente aparcados de la actualidad, que posee una escasa filmografía con dos cintas (Hunger y Shame), ambas obras cumbre del cine moderno.






Hunger humaniza dentro de lo posible, a cierto preso integrante del IRA que fundamenta sus crímenes en algo más de lo que se le ha estado vendiendo al mundo. Al mismo tiempo, procede a narrar con efectismo la crueldad que empaña su existencia, no sólo con lo que a los demás respecta, sino con lo que respecta a sí mismo. Se propone una dura dicotomía en la que el protagonista podría querer morir de hambre no sólo para reivindicar su posición, sino para arrebatarle el control sobre su vida a los demás. En cierto modo, en ello ra…

Razón de vida a las puertas de la muerte

Imagen
No hace mucho tiempo, interesarse por los trabajos de Matthew McConaughey habría supuesto una acción tímida y desbancada por los sabiondos que encasillan con demasiada rapidez tanto a actores como a sus admiradores.

Su notable acento texano inunda sus frases y las carga de una naturalidad tal que angustia la simple idea de que un ser humano pueda actuar tan a la ligera a través de acciones tan trascendentes. Esto se explica por sí solo en Killer Joe, El inocente y la reciente y maravillosa Mud, de un director adicto a representar las consecuencias de la vida en todos sus personajes, llamado Jeff Nichols.

Con respecto a Killer Joe, donde Matthew McConaughey interpreta a un enigmático sicario, este actor es capaz de formular el temor y la admiración por partes iguales hacia un personaje grotesco y atemporal, que bien podría haberse sacado de una novela de Cormac McCarthy. La imposición del cúmulo de sensaciones que es capaz de crear el personaje, en este caso, es gracias al…

'Pelotas' fuera

Imagen
Este pasado viernes se estrenaba la esperada secuela de 'Kick Ass', basada, a su vez, en la secuela del cómic 'Kick Ass' de Mark Millar y John Romita Jr. En su momento, para el que no le prestara atención al fenómeno despertado con la primera entrega, se desató un particular encanto por su historia y personajes. Más que nada, se elogió y aplaudió una interesante pero tediosa filigrana argumental que jugaba con las leyes de los filmes de superhéroes (el entrenamiento, el traje...) donde destacaba la motivación del héroe, precisamente, por su ausencia. No había ningún trauma infantil (de hecho, hay una referencia a que la tragedia crea al héroe por su necesidad de venganza); ninguna oscuridad subyacente en la mente de un protagonista mentalmente desequilibrado, por lo que el punto de partida rompía con los designios del género, dando lugar a una pretendida sátira absoluta del cine de superhéroes.
Empezando por el cómic original de la citada mano de Mark Millar, cabe dec…