Fatigados katsas

En esta escena de 'Munich', el katsa interpretado por Eric Bana, discute sobre la conflictiva relación entre Israel y Palestina con, irónicamente, un palestino. El problema no es que discuta, el problema es que para ser un katsa, un soldado que únicamente da parte de sus actos a la Primera Ministra Golda Meir (y a Dios, por supuesto), no sepa rebatir la insistente moral ideológica (que, involuntariamente, llevará en la sangre) de un palestino, sin recurrir a demagogia barata. '¿De verdad quieres esas tierras para tus hijos?' le reprocha. Técnicamente, para rebatir una opinión como la del susodicho palestino, lo que él quiera o no es irrelevante; el conflicto no depende de él, depende de un ideal general, y algo de semejante calibre no puede intentar ponerse contra las cuerdas con demagogia sensiblera como la empleada por el katsa. Tan fácil como decir: 'ese territorio es nuestro, y punto. Arrebatádnoslo si podéis'. Total, aqui no hay que convencer a nadie. Sus respectivos gobiernos (y familias) se han encargado de ello.


Comentarios