Diario de un crítico

Blog personal del crítico de cine Simón Cano Le Tiec.

viernes, 12 de abril de 2013

Poetas perdidos

Adquiero un tono más personal en el siguiente comentario por mi devoción por el que creo que es uno de los mejores directores vivos de la Historia del Cine: Terrence Malick. Su último trabajo, To the wonder, era una de las dos o tres películas que más ganas tenía de ver este año. Ahora bien, no sé si es el hecho de estar rodando más de 2 trabajos simultáneos, de haber perdido la lucidez de su obra o, simplemente, de haberse comido el panorama audiovisual con su espléndida El árbol de la vida, pero la decepción que supone comprobar que To the wonder es lo que pensaba que Malick nunca rodaría en vida (y digo 'en vida' por las dicotomías metafísicas que suele plantear este señor). No hay detalle que se me escape en esta agria y supuesta oda al amor meramente físico, pero no soy capaz de conectar con estos personajes creados por Malick. Ni con el ligón de Ben Affleck, ni con la inestable Olga Kurylenko, ni, por supuesto,  con el sacerdote de Javier Bardem. No encuentro absolutamente nada de poesía en este pretendido homenaje a la lírica romántica, cuando se trata de un recital absurdo sobre lo absurdo. Todo transcurre entre susurros y frías caricias, que se despegan de mis retinas pasados unos segundos, cuando trato de asimilar la avalancha de imágenes con las que Malick trata (en vano) de convencer.
Duele que este Malick dejado, que ha abandonado todo rasgo de emotividad para centrarse en lo ridículo de una serie de relaciones únicamente carnales, haya engendrado semejante disparate. Prefiero el amor de Malas tierras a la dependencia física y presuntamente emocional de esta 'To the wonder', algo así como 'hasta la maravillia', algo irónico, cuando lo que ha hecho este señor es desplomarse y caer derribado hasta el desastre.


1 comentario:

  1. Gracias por hacerme recordar "Badlans" y "Días de cielo", hace ya años, muchos, que las vi por primera vez y las he vuelto a ver varias veces después. Estas dos junto con "La delgada linea roja" son mis preferidas de Malick. "El Árbol de la vida" no me gustó nada, seguramente me cogió en un mal día. Buen posteo.

    ResponderEliminar