Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Exaltando la brutalidad

Imagen
El del director Nicolas Winding Refn es un lenguaje visual bello, delicado, pero que resulta más cercano cuando se recrea en la negritud, en la crudeza; cuando exalta la brutalidad y el realismo. Como relato noir, alimentado por un héroe de corte carnavalesco, algo hortera, pero tan mítico como el Shane de Alan Ladd en Raíces Profundas, y sereno como el John Wayne de El álamo, Drive, adaptación de la sorprendente novela de James Sallis (El tejedor), no recuerda a nada en concreto. Se deja ver y oír como un meloso pastiche de homenajes, como un ensayo sobre estilos; todo huele a Walter Hill, a Friedkin, pero no bebe concretamente de ninguno de ellos. Por eso funciona como epopeya de la transgresión moderna, viva imagen de una cinefilia reciclada, que no reutilizada. Se condensan estilos, sin calcar. Únicamente, se leen bajo un mismo lenguaje, una prosa lírica, extremadamente violenta. Pero bella, al fin y al cabo. Una obra donde se aprecia el fervor de Refn por el contraste,…

Poetas perdidos

Imagen
Adquiero un tono más personal en el siguiente comentario por mi devoción por el que creo que es uno de los mejores directores vivos de la Historia del Cine: Terrence Malick. Su último trabajo, To the wonder, era una de las dos o tres películas que más ganas tenía de ver este año. Ahora bien, no sé si es el hecho de estar rodando más de 2 trabajos simultáneos, de haber perdido la lucidez de su obra o, simplemente, de haberse comido el panorama audiovisual con su espléndida El árbol de la vida, pero la decepción que supone comprobar que To the wonder es lo que pensaba que Malick nunca rodaría en vida (y digo 'en vida' por las dicotomías metafísicas que suele plantear este señor). No hay detalle que se me escape en esta agria y supuesta oda al amor meramente físico, pero no soy capaz de conectar con estos personajes creados por Malick. Ni con el ligón de Ben Affleck, ni con la inestable Olga Kurylenko, ni, por supuesto,  con el sacerdote de Javier Bardem. No encuentro absolutame…

La belleza de un mundo imperfecto

Imagen
De coloridas estéticas y utopías sentimentales vive el cine del británico Danny Boyle. Recientemente se pudo comprobar su pulso de coreógrafo visual en la inauguración de los últimos juegos olímpicos, todo un espectáculo ligado al clasicismo inglés, junto con las vivas escenas de una evolución mística. Esto último es en lo que se asienta la base de un realizador imperfecto, visualmente hiperrealista y de profundo talante neoliberal. Suele lanzarse a los brazos de una realidad edulcorada, tratada con originalidad a través de un filtro que, precisamente, hace de la drogadicción, la pobreza, la locura, el sufrimiento, la soledad... algo profundamente místico.


Prácticamente todas sus obras lucen como bellas imágenes sobre el dolor en todas y cada una de sus formas. Su logradísima y apasionante visión del clásico contemporáneo de Irvine Welsh Trainspotting es la percepción pulp de la sociedad hacia la drogadicción. Atractiva, lasciva, y a su vez, asqueante y desgarradora. El …

'Killer Joe': La lección merecida

Imagen
Killer Joe es la carta de amor de William Friedkin al arrojo de la cultura pulp, pero también a la brillantez de la novela negra, esa que siempre ha sido impulsada por los típicos arrebatos emocionales que han guiado la mayoría de las obras de los Hermanos Coen. Porque la trama, precisamente, ratifica los argumentos del director bicéfalo. Desde la premisa inicial (un hijo y su padre que, por necesidad, planean asesinar a la matriarca de la familia para cobrar su seguro de vida) hasta la intervención de un enigmático asesino a sueldo, el último trabajo de Friedkin no para de recordar a la oscuridad de Sangre fácil, opera prima de los Coen.

En esta obra teatral escrita originalmente en 1993 por el ganador del premio Pulitzer Tracy Letts (que también trabajara con Friedkin en la abandonada Bug), se puede apreciar el interés de este escritor en las motivaciones sentimentales que guiaban la obra de Raymond Chandler, aunque también hay sitio para los descaros sanguinarios y…