Diario de un crítico

Blog personal del crítico de cine Simón Cano Le Tiec.

viernes, 15 de marzo de 2013

Los cuartos: las flores rotas de la Champions



Esta Champions es demasiado provocativa. Por eso me agrada tanto que, llegados a los cuartos de final, todos los imbatibles británicos estén en sus casas. Podría resultar decepcionante, nadie dice lo contrario, pero los pesos pesados de Europa son los justos merecedores de sus respectivos resultados. No me provoca ninguna indiferencia que Nani fuese expulsado, pero si que el Real Madrid se reprima su actuación, maravillosa en todos los aspectos, durante la vuelta de los octavos de Champions. 'El mejor equipo perdió' esbozaba José Mourinho. Chorradas para una prensa que necesita la humildad de un técnico que jamás me ha resultado un prepotente. El equipo que perdió esa noche, mereció perder, por lo que, la lógica nos dicta que el Real Madrid fue un justo vencedor. Me convence su juego, su agresividad, su retorno a una técnica vitalista y entregada.

No hago reproches fuera del campo a ningún jugador para criticar su actuación dentro del campo, al igual que no me ensaño con las opiniones de ningún realizador para criticar su obra. Criticar a la persona y al jugador, es algo muy distinto. Hablo, por supuesto, de Benzemá. Por ello, como persona, me decepciona su irresponsabilidad al volante. Como jugador, más todavía. Carente de la chispa de sus anteriores partidos (cuando hablo de 'anteriores' me temo que me tendría que remontar a bastante atrás), BenzeMalo me recuerda a esos pasajes de los mejores libros que tratan de olvidarse porque el autor hizo una analogía fallida o, simplemente, le salió mal la jugada. Lo de Benzemá ya es reiterativo. Si hay que hablar de justos merecedores, su suplencia es, sin duda, más que justa.

El Málaga CF me ha conquistado. Un equipo que parece no dilucidar su propio (incierto) futuro en liga, ha obrado el milagro. Derrocar al Porto de su tan elogiado triunfo en su campo es algo sorprendente, y más, cuando se trata de un equipo feroz, brutal, que ya demostró su talento en la primera vuelta. Es complicado pensar que este Málaga pueda ganar la Champions, pero su poderío personal y colectivo es enconmiable. Puede que hacer historia sea más importante que arrasar en una competición bastante turbia para este equipo.

Espero ver un grandísimo espectáculo entre el Barça y el PSG, un partido que promete ser sanguinario; una refutación de la elegancia culé frente al elitismo francés (que no tan francés). Todo esto me recuerda a mis olvidadas flores rotas en Europa, las cuatro posiciones que se ganarán los 4 equipos que pasen a semifinales. Aquí hay recuerdos que obviar, pero mucha historia que recordar. Será mejor hacer este ejercicio de conciencia antes de que algún ente del pasado nos invite a revisitar estos emocionantes momentos de Champions. Y lo más importante: dicha vuelta al pasado, sería demasiado dolorosa, como para recordar lo que pudimos ver, y nos perdimos.Como la obra maestra de Jim Jarmush. Puede que sea hora de alguno la revisite también.
Flores rotas que recordaremos con dolor y soledad.

1 comentario:

  1. Buenas Simón, es la primera vez que te comento y no soy muy cinéfilo, pero el fútbol me encanta. Ojalá gane el Malaga la Champions, a pesar de la multitud de seguidores de Barcelona y Real Madrid, cuando un equipo en situación desfavorable respecto a sus contrarios llega tan alto y consigue ganarles, todos simpatizamos con él, aún recuerdo cuando el Villareal de Pellegrini llegó a Semis y el penalti fallado por Riquelme...me gustan estas champions con un equipo revelación ilusionado con sus posibilidades, aunque sean escasas. También me encanta el Dormund, menudo equipazo! Saludos

    ResponderEliminar