Diario de un crítico

Blog personal del crítico de cine Simón Cano Le Tiec.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Crítica 'The Walking Dead: The Game' - A new day


'El problema de las falsas apariencias'

Hace apenas un año que 'The Walking Dead' comenzaba a vivir un tedioso letargo, peor que el que podría haber estado sufriendo  a mediados de su decente primera temporada. Es probable que el intento de la serie por parecer más trascendental de lo que era realmente, o de aparentar cierto estilo a la hora de hacer malabares con las emociones de sus protagonistas, acabara asesinando, despiadadamente, la tensión con la que había estado sometiendo al espectador durante una primera temporada bastante agradable.
Dicho bajón en la calidad de la serie ha podido propiciar que 'The Walking Dead: The Game' no use la serie de televisión como telón de fondo, y si la interesentísima serie de cómics en la que se basa. El intelecto de la novela gráfica, desprendido a ratos entre el cuidado entintado de la desesperación y la masacre, es idóneo para que algo tan grande como es un videojuego pueda llegar a abrirse camino.


El primer capítulo, titulado 'A New Day', fuerza la fórmula de las aventuras gráficas para ofrecer un divertimento que va más allá de lo que podría haber supuesto realmente.
Al juego no le cuesta arrancar; comienza con un plano que ha deleitado tanto a seguidores del cómic como de la serie, con la lujosa Atlanta de fondo, mientras avanzamos hacia lo  previsible. Pronto, el protagonista, un icónico personaje llamado Lee, se verá rodeado de visceras y miembros cercenados, intentando mantener a salvo una pequeña parte de inocencia que intenta huir de la evidente pérdida de su familia, y que reside en el alma de una niña llamada Clementine. Por ahora, el primer episodio de esta serie de 5 capítulos ha conseguido perfilar ciertas emociones a las que les falta algo más de realismo para aparentar la crudeza de su homólogo gráfico.

Eso sí, todo ello sirve para ocultar su flanco débil: su endiablado guión. Pese a que el tratado de la adrenalina y demás sensaciones humanas sea uno de los mejores en el panorama actual, la gran mayoría de sus diálogos son realmente insustanciales. Al poco tiempo de comenzar a jugar, y sin saber cómo, tu habilidosa mano derecha ya ha creado más conflictos sociales de los que podrías llegar a cometer con tus dos puños en la vida real. La inseguridad del protagonista es determinante en las situaciones donde los personajes secundarios comienzan a inmiscuirse en su pasado. Este tipo de situaciones (odiosas, como mínimo) comienza con un imprevisto diálogo del que sólo eres partícipe en un 25%.  A las cuestiones de los demás personajes, debes responder de una manera rápida y selectiva, intentando que no vean segundas lecturas en tus respuestas, o intuyan alguna evasiva por tu parte.

He acabado el primer capítulo, y no estoy muy seguro de cómo me llevo con todos los personajes. Algunos ya me odian de manera irascible (por motivos que desconozco) y otros me aprecian porque he mostrado hacia ellos un trato más favorable que el que han recibido los demás por mi parte.
En cualquier momento, y solo por curiosidad científica, volveré a empezar el juego, manteniendo el silencio en todas las conversaciones, únicamente para joder a los desarrolladores, y ver que final le han preparado a un personaje que no suelta prenda en todo el juego.

Para ser una entrega inicial, ya ha puesto todas las cartas sobre la mesa. Es obvio que las subtramas irán a más, y que los personajes que están por venir irán colocados con calzador, pero ya se está perfilando a un protagonista que estaría dispuesto a morir por preservar la inocencia de su adorable protegida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario